Saltar al contenido

CD San Cristóbal – Leis Pontevedra – Juvenil División de Honor

SAN CRISTÓBAL  9  –  LEIS PONTEVEDRA  4

División de Honor Juvenil de fútbol sala. Pabellón Municipal de San Cristóbal.

San Cristóbal de Segovia, 5 de marzo de 2022. 16,00 h.

Un partido que, por el lugar ocupado actualmente en la clasificación por nuestro adversario e incluso por el precedente del encuentro durante la primera vuelta en Pontevedra (3-13), era propicio a la relajación y al exceso de confianza, tuvo en sus inicios un inmediato reflejo en el marcador que condujo a ese inapropiado estado anímico en los jugadores locales.

En el minuto 2 del encuentro, frente a una defensa foránea posicionada en media cancha y con poca intensidad, se produce en la banda izquierda del ataque local una combinación en pared entre Hugo y Teje, aprovechando éste un gran desmarque de ruptura que le permite plantarse frente al portero, fintarle para salir hacia fuera y rematar a puerta vacía el primer gol de la tarde.

Escasamente dos minutos después, nuevamente por banda izquierda, tiene lugar un enfrentamiento 1×1 entre Fran y su marca, a quien logra superar, y aún pegado a la banda, a la altura de ¾, realiza una profunda diagonal hasta el segundo palo desde donde Carlos L, incomprensiblemente libre de marca, remata a puerta vacía (2-0).

Sin que hasta el momento los jugadores de Leis apenas hubieran dado muestras de peligro en ataque, en el minuto 7, en una nueva ocasión en que los jugadores de San Cristóbal, desde 1ª línea defensiva, impidieran una salida fácil del equipo visitante e interceptaran el balón, éste llego a Hugo, procedente de la presión ejercida por Mario R. y Nano, y desde 10 mtrs lo cruzó fuera del alcance del portero (3-0).

Ya en el minuto 8, tras una larga posesión y diversos cambios de orientación en la salida de balón local, sin que apenas se notara la presión visitante, desde la banda izquierda del ataque, Mario G. consigue enganchar una paralela con Nano, en posición de pívot en banda, que deja atrás a su marca, encara al cierre, lo finta hacia la izquierda para salir por la derecha y batir al portero con fuerte tiro al palo largo; era el 4-0.

Nada más realizarse el saque de centro tras el gol, Mario R., desde la 1ª línea defensiva, puntea un pase cuyo destinatario era el pívot visitante, le llega a Mario G. y, en un 2 contra el cierre, le devuelve el balón a Mario R. para que éste, escorado ligeramente hacia la izquierda, con su pierna izquierda, coloca el balón por debajo del cuerpo del portero. Con el 5-0 muchos pensaron que todo había terminado a pesar de no haberse disputado ni la cuarta parte del partido.

En el minuto 15 llega el primer gol foráneo; salida de balón en banda derecha, sin apoyos claros, sin encontrar el hueco en la paralela, es interceptado por el equipo rival y enviado en profundidad a un compañero libre de marca cuyo esquinado tiro supera a nuestro portero y nuestro cierre introduce involuntariamente dentro de la portería. No pasaba nada, pero había que recobrar la intensidad en el juego.

En el minuto 16 se produce un córner desde la banda izquierda del ataque visitante, el balón circula a través de varios jugadores hasta llegar a la banda derecha y desde allí, a 10 mtrs de portería, sin que ningún defensa salga a interceptarlo, uno de los atacantes realiza una vaselina que sorprende a nuestro portero alojando el balón dentro de nuestra meta (5-2). Ya en ese momento el juego de Leis ya no era tan anodino y fueron capaces de recobrar algo de la confianza perdida.

Unos instantes después, avanzado el minuto 17, un balón retrasado hacia el cierre visitante situado en el centro del campo fue enviado por éste hacia la banda izquierda de su ataque donde se encontraba su compañero nº 11 que, sin pensárselo, puso el balón en la escuadra del lado contrario de la portería ante la pasividad de la defensa local que desde hacía muchos minutos deambulaba por la pista como si el partido no fuera con ellos; 5-3 y tocaba cambiar de actitud si queríamos que no se nos complicara un partido que vimos ganado mucho antes de tiempo.

Una buena arrancada de Mario G., tras interceptar un pase en medio campo tras saque de banda, pudo subir al marcador pero su remate a bocajarro, desde 6 mtrs, se encontró con el cuerpo del portero.

En parte la situación se vino a paliar en el último minuto antes del descanso en una jugada no exenta de cierta fortuna pero en cuya gestación intervienen los cuatro jugadores de campo de San Cristóbal: circulación rápida de derecha a izquierda, Mario G., Mario R. y Juan, éste ya en la banda izquierda del ataque, a la altura de ¾, tras controlar el balón, acierta a contactar con Nano, en posición de pívot, que, tras girarse para pegarla con pierna derecha, su intento de tiro sale trastabillado pero en la dirección ocupada en el segundo palo por Juan que no tiene más que empujar el balón dentro de la portería. 6-3, un respiro y descanso.

Si bien en el inicio de la segunda mitad Leis Pontevedra subió un grado la presión defensiva y su altura sobre la cancha, la primera clara ocasión la tuvo San Cristóbal cuando Hugo, tras interceptar en mitad del campo un pase destinado al pívot visitante, progresó, se puso ante el portero y su disparo se estrelló violentamente contra el larguero.

El control y el dominio del juego volvía a estar de parte del equipo local y su reflejo se materializó en el minuto 27 cuando Mario R. cortó en ¼ un contraataque foráneo y en su contra se enfrentó en un 1×1 al cierre, se abrió a la derecha y desde 10 mtrs cruzó el balón al palo largo. Suponía el 7-3 y la vuelta a la normalidad.

En el minuto 32 Leis redujo distancia en el marcador tras una buena triangulación en ataque (7-4), pero en la jugada posterior al saque del centro una pared de Fran sobre Miguel en el centro del campo, por banda izquierda, posibilita a éste el desmarque de ruptura y la posterior diagonal larga hacia Teje que venía corriendo la banda contraria desde medio campo para convertir el 8-4. Un gran gol por los fundamentos técnico-tácticos en él puestos en práctica.

Ya en el minuto 39 tiene lugar un saque de córner desde el lado derecho del ataque local sacado por Carlos L. que por elevación llega hasta Mario G. en el lado opuesto, tras el control éste abre a Juan, más a la izquierda, el cual le devuelve el balón en pared para que el propio Mario G. remate a puerta desde el borde del área y el posterior rechace del portero, ya desde dentro del área, lo aloje dentro de la portería, suponiendo el definitivo 9-4.

Justo resultado para un encuentro que pudo complicarse por perder la concentración mucho antes de lo que tocaba.